logo s12sk.png

¿Cuánto dinero debe tener mi Fondo de Emergencia?

Vivir con tranquilidad por más incertidumbre que pueda existir por el momento, es el objetivo de construir este fondo, así que los expertos estiman que el ahorro debe permitir cubrir con los gastos mensuales, mínimos y de comodidad de cada habitante del hogar, recomendando ahorrar un monto que equivalente al valor de estos gastos por un tiempo de 3 a 6 meses. Recuerda agregar a este fondo más aportes de forma constante ante oportunidades como pagos de bonos, ingresos excepcionales, o aumentos en salarios.

Gráfico de la bolsa

Los principales gastos que debes tener en cuenta son:

  • Gastos de alimentación, educación, salud y demás esenciales de las personas de tu familia, no olvides incluir los servicios públicos de primera necesidad.

 

  • El valor de arriendos, y gastos de vivienda.

 

  • El valor de los pagos a deudas hipotecarias, créditos y otras deudas vigentes que tengas que cubrir mes a mes.

 

 

¿Quiénes deben tener un Fondo de Emergencia?

Un ángel de la guarda no le cae mal a nadie, así que todos debemos contar con un Fondo de Emergencias, sobre todo si tenemos gastos fijos con contratos que no podamos cancelar de un día para otro. Es muy importante identificar los pagos mensuales necesarios para vivir y estar al día con tus obligaciones. Una lista de aspectos que debes tener presentes al momento de construir tu Fondo de Emergencia, porque afectan directamente su monto son:

 

  • Cambios en mi estilo de vida: Como por ejemplo si estás comenzando a vivir solo, analiza bien los gastos nuevos que no has pensado y que seguro se presentarán.

 

  • Si tienes un negocio: Si tu negocio requiere de dinero adicional para cubrir imprevistos como bajas en ventas, robos, emergencias sanitarias, clausuras temporales, y demás asociados a este negocio.

 

  • Si tienes una sola fuente de ingresos: Haz que el fondo sea más grande  y te ayude a mantenerte ante eventos como cierres del negocio, despido y otros imprevistos.

 

  • Si eres independiente o contratista: Si tienes un flujo de ingresos variable, es muy recomendable guardar en épocas de liquidez o de vacas gordas, para  luego usar estos ahorros cuando las vacas no sean tan robustas.

 

  • Cuando eres dueño de tu propia vivienda: No podemos controlar los imprevistos que pasan afuera, pero si los que se presentan en nuestras casa, como reparaciones, cuotas extras de administración o el daño de un artículo electrodoméstico costoso y de prioridad.

 

  • Cuando tienes una condición médica o especial: Aquí además de incluir el costo de la misma, debes incluir dentro de este estimado, la posibilidad de que te pueda impedir trabajar por un periodo de tiempo y así poder hacer frente a esa pausa laboral.

 

  • Cuando cuentas con un plan de ahorro: El mundo está cambiando, pero cuando todo esto termine, créeme, el mundo seguirá estando allí, así que no toques los ahorros que te llevarán a seguir conociéndolo y aprendiendo más sobre él. Es muy común que al no contar con un Fondo de Emergencias, vayamos directamente por nuestros ahorros lo que implica renunciar o posponer ese sueño que tenías de tener casa propia, o cubrir con esos ahorros un proyecto de educación o algo relevante para ti como un viaje o un nuevo negocio que esperabas comenzar con ese capital.

 

¿Qué hacer si no cuento con un Fondo de Emergencia en medio de esta coyuntura actual?

 

Esta es la realidad de muchos, porque lastimosamente no contamos con una cultura financiera, lo cual nos ha llevado a desestimar el valor de la planeación financiera, pero ahora no vamos a lamentarnos por esto, es momento de comenzar a cambiarlo tomando decisiones conscientes, y arrancar cuanto antes.

 

 

Si estás pasando por esta situación te recomiendo

  • Examina tus gastos basado en el nuevo estilo de vida que tienes en casa, reduce de inmediato el Uber, los domicilios, los gastos de belleza y otros más que puedes optimizar desde tu hogar.

 

  • Revisa la liquidez o dinero que tengas disponible e identificar opciones para aumentarlo.

 

  • Redefinir los créditos, renegociar las tasas de interés o monto de cuotas, al alargar el plazo o buscar un banco que recompre y consolide los créditos actuales.

 

  • Es muy importante evitar usar las Tarjetas de Crédito, que tienen los mayores intereses generando un gran impacto en tus finanzas a corto plazo.

 

  • Pensar muy bien la posible venta de algún activo,  si es tu última opción, procura hacer una venta promediando su valor real y el valor actual del mercado, además claro, de tener en cuenta la demanda que exista para este bien en el momento de la coyuntura.

 

 

¿Cómo construir este Fondo de Emergencia en 6 pasos?

 

  • PASO 1. Definir cuánto necesitas mes a mes, y multiplicarlo por 6 (o por 3, para empezar y según tu capacidad)

 

  • PASO 2. Fijar un monto de ahorro mensual derivado de tus ingresos menos gastos esenciales. Si tienes un ingreso extraordinario, un bono, una devolución de impuestos, define un monto adicional.

 

  • PASO 3. Adiciona dineros extras, como ahorros de gastos no efectuados (ese viaje o salida a cenar que se canceló), o incluso guardar el cambio del día a día.

 

  • PASO 4. Mover este dinero a una cuenta separada, no de fácil acceso (evita tu cuenta de chequera y de ahorros), pero usa una líquida y disponible. Acá son muy  útiles los Fondos Fiduciarios o el Ahorro Voluntario, en donde con una transferencia en el mismo día tienes acceso a tu dinero sin que tengas la tentación de tenerlo a la vista.

 

  • PASO 5. Revísalo y ajustalo ante posibles cambios en tu vida y mantenlo actualizado, así si te casas, abres un negocio para generar un segundo ingresos, o simplemente sigues construyendo tu plan de vida estarás listo para que nada te detenga.  Revisa los gastos de este nuevo momento de vida, multiplícalos por 6 (o por 3) e inclúyelos en el total de tu Fondo de Emergencia.

 

  • PASO 6. Usarlo de forma responsable. De nada te sirve si lo creas, y lo usas para comprar un mejor carro, renovar tu vivienda, actualizar tus equipos electrónicos. Solo usar en los casos de emergencia que uno mismo definió.

 

 

Autor

Alejandro Ballen
Vicepresidente de Mercadeo de Skandia

¿Te gustó la información que acabas de leer?

Suscríbete a nuestro newsletter. Recibe en tu correo electrónico la información más relevante del área financiera.

¡Gracias!